viernes, 27 de febrero de 2015

Una VAJILLA DE HONOR en lugar de un libro de Honor

Volvemos a la carga para contar lo que hicimos en la inauguración de la Escuela Municipal de Hostelería de Elche. Lo primero de todo, la visita previa: la visita (con días de antelación) al lugar donde desarrollaremos nuestro acto. 




Tras tomar contacto con el escenario de nuestro acto y capturar imágenes, comenzamos a diseñar el acto y a darle forma: horarios, contenido, invitaciones, listados, preparativos, necesidades...

Y por fin llegó el día, el momento de la inauguración que desarrollamos con un recorrido por las instalaciones, el descubrimiento de una placa, las intervenciones oficiales y un showcooking. 





Como no podía ser de otra manera, y más en el lugar donde estuvimos, terminaremos probando unas deliciosas tapas, elaborados por los chefs que participaron en el acto. Quisimos traer a la escuela a los chefs ilicitanos que acababan de pasar por Madrid Fusión y representaron en Elche lo que hicieron en Madrid.




Pero volvamos al titulo de este post. Toda entidad que se precie, cuenta con un libro de honor, que recoge las impresiones (agradecimientos, sueños, momentos...) con las firmas de personas importantes que pasan y engrandecen la historia de esa entidad. La Escuela Municipal de Hostelería de Elche cuenta para tal fin, no con un libro, sino con una vajilla, donde se estampan las firmas de los chefs y personalidades que pasan por la misma. 



Bueno y luego otro detalle, como se trata de una escuela, quisimos que los primeros uniformes, los tuvieran los chefs que vinieron a la inauguración.




y las gracias a... Susi Díaz, Odón Martínez, José Miguel Galera y Fran Castell por hacernos tanto bueno y tanto bien en su demostración culinaria y en su generosidad de compartir su tiempo con los ilicitanos y con este momento. 


A todos los que pasen, se enseñen y disfruten de esta escuela ¡QUE APROVECHE!


Fotografías: ELCHEDIARIO.COM